Las Juntas de Dilatación sirven para permitir movimientos generados por tensiones, que existen entre las cargas y pesos de las estructuras de las construcciones, debidos a factores como pueden ser la humedad o extremo frio y calor. La misión fundamental de estás juntas es prevenir desprendimientos, fisuras o grietas.

Fundamentalmente hay dos tipos de Juntas de Dilatación: Abiertas y Selladas.

  • Juntas de Dilatación Abiertas: se dejan sin protección, por lo que se puede ir introduciendo en ellas suciedad y se pueden deteriorar rápidamente, dejando en este extremo de ejercer su función.
  • Juntas Dilatación Selladas: se rellenan con masillas especiales con cierta elasticidad, evitando así que la humedad, suciedad u otros elementos mermen su cometido y su vida útil se prolongue.

Si tienes un problema en tu edificio o inmueble y crees que puede ser causado por las Juntas de Dilatación, contáctanos y te asesoraremos proponiéndote nuestras soluciones.

Cerrar menú